• Ahorro en calefacción y agua caliente  sanitaria
  • Reducción de emisiones de CO2.
  • Reducción de la dependencia energética exterior gracias al empleo de energía  renovable y local como combustible.
  • Sin inversión inicial que repercuta a la comunidad de vecinos.
  • Coste en función de la energía útil y necesaria medida en contadores térmicos, pudiendo deshacerse la comunidad de las calderas y evitando así riesgos y costes asociados.
  • Mayor seguridad de suministro. La central de producción de calor dispone de varios equipos redundantes, por lo que, aunque  uno deje de funcionar, va poder seguir  suministrando calor a su hogar con los otros.
  • Mejor certificación energética del edificio gracias a la red de calor renovable de  biomasa, revalorizando las viviendas  conectadas.
  • Sin ruidos ni vibraciones, a diferencia de los equipos actuales.
  • Servicio gestionado de forma remota por técnicos especialistas, que monitorizarán en tiempo real lo que sucede en su edificio, asegurando en todo momento la calidad del suministro.
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.
Información Aceptar